Las várices tienen cura

Origen, evolución y su abordaje en méxico.

Las várices, esas dilataciones venosas que con frecuencia adornan las piernas con un entramado azul o morado, han sido objeto de estudio e interés desde tiempos antiguos. Estas afectaciones no solo representan un problema estético, sino que pueden llegar a complicar seriamente la salud.


Várices enfermedad de la circulación


Desde los tiempos de los antiguos egipcios y griegos, existen registros de tratamientos y observaciones relacionadas con las várices. En papiros médicos egipcios, datados alrededor del 1500 a.c., ya se describen procedimientos para su manejo. Hipócrates, el médico griego del siglo V a.c., esbozó tratamientos que incluían el uso de vendajes y la recomendación de no realizar cirugías sobre las venas afectadas. Aunque rudimentarios, estos primeros abordajes sentaron las bases para lo que vendría después.


El Renacimiento, periodo de reavivamiento del interés en la anatomía y la medicina, trajo consigo avances significativos. Ambroise Paré, cirujano francés del siglo XVI, desarrolló técnicas más avanzadas para el tratamiento de las várices, incluyendo la ligadura de venas.


En México, las várices han sido objeto de atención desde la época prehispánica. Los antiguos mexicanos utilizaban preparaciones herbales y masajes como abordajes primarios. Sin embargo, con la Conquista y la llegada de técnicas europeas, la comprensión y tratamiento de esta patología comenzó a evolucionar. Durante el siglo XX, con la modernización de la medicina mexicana, las várices se convirtieron en un problema de salud público dada su alta prevalencia. Instituciones médicas en el país empezaron a desarrollar y perfeccionar técnicas de diagnóstico y tratamiento, tanto quirúrgico como no quirúrgico.


Actualmente, las técnicas de tratamiento en México y el mundo incluyen desde escleroterapia, radiofrecuencia y láser, hasta cirugías mínimamente invasivas. La investigación sigue avanzando, buscando soluciones más eficientes y menos invasivas para los pacientes.


Las várices, más allá de ser un reflejo de la historia médica, representan el compromiso constante de la comunidad médica por mejorar la calidad de vida de las personas. En cada paso del camino, desde las antiguas civilizaciones hasta la moderna medicina mexicana, se refleja un esfuerzo por comprender y tratar de la mejor manera posible este desafío vascular.

Volver a inicio

Iniciar sesión dejar un comentario
Amputación
Una cirugía segura y eficaz en la actualidad.